martes, 2 de febrero de 2010

PON LAS TUYAS A REMOJAR.

Citamos algunos ejemplos, es sólo una muestra de lo que ocurre y de lo que puede ocurrir. No es exagerado conjeturar que gran parte de estos problemas, muchos de ellos provocados con una arrogancia que salpica insultos. “Cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”, nada más expresivo hemos encontrado para reflejar en tan escueta frase todo cuanto a continuación narramos.
En Torrejón de Ardoz, 10 de diciembre de 2009. El sonómetro instalado en el Polideportivo Joaquín Blume durante el mes de octubre registró 574 aviones que excedían los 60 db en horario diurno (máximo permitido por la ley) y 75 aviones que superaban los 50db en horario nocturno. Lo mismo ocurría con el de la Piscina de la calle Londres, 47 en horario diurno y 20 en horario nocturno, o en el situado en el Centro Municipal de Servicios Empresariales, 40 aviones en horario diurno y 61 en nocturno.
El alcalde D. Pedro Rollán, explicó que estos informes han sido enviados al Presidente de Gobierno, Ministra de Defensa, Ministro de Fomento, Ministra de Medio Ambiente y Director de AENA, ya que incumplen el acuerdo que indicaba que los aviones sólo despegarían en configuración sur en ocasiones excepcionales. “Sin embargo, gracias a estos sonómetros observamos cómo continuamente los aviones se salen de la ruta establecida y sobrevuelan zonas residenciales y con gran densidad de población. Por ello, con la remisión de estas cartas lo que solicitamos es que se abra un expediente sancionador a los aviones que no han seguido la ruta establecida.
“Desde el Consistorio torrejonero, estamos poniendo los medios adecuados para exigir que se cumpla el derecho al descanso de los vecinos de Torrejón. Además la huella acústica elaborada por AENA indicaba que no pasaban aviones por nuestra ciudad. Sin embargo, a tenor de los datos que han recogido los sonómetros, observamos que no es así y que los aviones están sobrevolando el casco urbano de Torrejón y las zonas residenciales”.
“Además lo que queremos es compatibilizar el nivel de operaciones que tiene el aeropuerto con la calidad de vida de los vecinos, ya que en estos momentos tienen un nivel inferior a resto de habitantes de otras zonas de Madrid puesto que soportan ruidos continuos. Además en el casco de Torrejón estos ruidos son doblemente significativos ya que a los ruidos del aeropuerto se suman los de la Base Aérea”.