sábado, 25 de julio de 2009

LA CAPITAL PREPARA UN NUEVO AEROPUERTO PARA LOS JUEGOS OLÍMPICOS.

Madrid aprovechará su candidatura a la organización de los Juegos Olímpicos de 2016 para llevar a cabo una profunda reestructuración de su infraestructura aeroportuaria. La cuarta capital europea por tráfico aéreo, y la décima del mundo, tiene previsto construir en los próximos 15 años el Aeropuerto de Campo Real y el Aeródromo del Suroeste.
Estas dos iniciativas aeroportuarias persiguen la reordenación de las actividades aéreas en la región. En la actualidad, existen cuatro infraestructuras aeroportuarias en Madrid: el Aeropuerto de Barajas y las bases aéreas de Torrejón y de Getafe, así como el Aeródromo de Cuatro Vientos. El Aeródromo del Suroeste, que se situará entre las localidades de El Álamo y Navalcarnero, constituye una infraestructura estratégica de apoyo a la candidatura olímpica madrileña y se espera que esté operativo en 2016.
La nueva infraestructura asumirá las 65.000 operaciones anuales de Cuatro Vientos, que deberá ser desmantelado al no cumplir los estándares de seguridad, y los vuelos de ejecutivos que se desarrollan ahora en la Base Aérea de Torrejón.
Se construirá sobre una superficie de 230 hectáreas y contará con una pista de dos kilómetros, sin descartar una segunda para vuelos de negocios. Escuelas de aviación, vuelos deportivos, extinción de incendios y vigilancia también tendrán cabida en este aeródromo.
Las iniciativas para la construcción del Aeropuerto de Campo Real, situado entre las localidades de Pozuelo del Rey y Valdilechas, está previsto que se encuentren muy avanzadas a finales de esta legislatura, aseguran fuentes del gobierno del Partido Popular. Éste aeropuerto se asentará sobre una superficie de 780 hetáreas, contará con una pista de 3,7 kilómetros y se destinará principalmente a actividades de carga aérea.
Se contempla que el Aeropuerto de Campo Real albergue también el tráfico de las líneas de bajo coste.
V.Relaño.