sábado, 23 de agosto de 2008

EL ESTADO ESPAÑOL ESTÁ DE LUTO.

Es nuestro deber como ciudadanos trasmitir nuestro pésame a todos los familiares y amigos de las víctimas de tan desgraciado accidente. Desearles a todos una pronta recuperación en el vacío que provoca la muerte de un familiar. Nuestro mayor homenaje es el recuerdo.
Dios está con ellos. Que descansen en paz.