jueves, 1 de octubre de 2009

ESPERANZA AGUIRRE INTERESADA EN LOS TERRENOS DE HERCESA.

Redacción 01/10/2009

Pese a la oposición vecinal, sigue adelante el proyecto del primer aeropuerto privado de Madrid, en Navalcarnero. A Hercesa le podrían compensar con suelo para un polígono industrial.

Los terrenos en los que se desarrollará el aeródromo son en gran parte propiedad de Hercesa, lo que estaría complicando la licitación del proyecto. Ya está en marcha la redacción de los planes especiales y el diseño de las condiciones para las bases de licitación.
Hercesa compromó por unos 15 millones de euros, para uso residencial, estos terrenos que ahora podrían ser expropiados o, en el mejor de los supuestos, permutados.El asunto se ha reanimado públicamente en los últimos días, con el seguimiento de la información porte del diario económico Cinco Días, entre otros, al tiempo que desde la inmobiliaria alcarreña se optado por mantener la discreción más absoluta. La Comunidad de Madrid está siendo la impulsora, a pesar del carácter teóricamente privado de la iniciativa.La inversión prevista oscilará en torno a los 200 millones de euros, una quinta parte de lo que requirió, por ejemplo, el polémico aeropuerto de Ciudad Real.La empresa que promueve el proyecto es "Aeropuertos de Madrid".

Fuentes de la Comunidad de Madrid aseguraron que es prematuro anticipar cuales serán las bases sobre las que se convocará la licitación para la construcción y explotación del aeropuerto. Señalaron que los intereses de Hercesa serán tenidos en cuenta, pero que el proyecto se adjudicará en un "euroconcurso a la mejor oferta según las bases que se hagan públicas". No parece, con todo, que los responsables políticos estén dispuestos a permitir urbanizaciones próximas al aeropuerto habida cuenta las que jas de los vecinos actuales y las muy reiteradas protestas de los afectados por Barajas, origen de litigios inacabables.