lunes, 23 de marzo de 2009

LA OPOSICIÓN VECINAL IMPIDE CONVERTIR GETAFE EN AEROPUERTOS PARA JETS PRIVADOS.

Antonio Ruiz del Árbol - Madrid - 12/03/2009

La aviación de negocios española movió en 2008 cerca de 70.000 pasajeros y realizó unas 45.000 operaciones. De este importante volumen de tráfico, aproximadamente el 35% se realiza con aterrizajes y despegues de los jets privados en la ciudad de Madrid. Barcelona y Palma de Mallorca son las otras bases más visitadas.

Pero la capital económica y política de España lleva más de una década intentando cumplir la aspiración de conseguir una ubicación definitiva para recibir de forma adecuada y eficaz a sus vuelos para ejecutivos, sin obtener éxito. La última frustración en la pretensión de las empresas de aerotaxi se ha producido en las pasadas semanas y ha tenido como protagonista el aeródromo militar ubicado en Getafe, un municipio de la zona sur de Madrid.

Los Ministerios de Defensa y de Fomento firmaron en 2008 un pacto para invertir 68 millones en las instalaciones aéreas de Getafe, que ahora son utilizadas por el Ejército y por las empresas Airbus y EADS instaladas en la zona. El objetivo del gasto era dotar al aeródromo de la infraestructura y del instrumental adecuado para conseguir el inmediato traslado de las operaciones de aviones de negocios desde el aeródromo militar de Torrejón de Ardoz, donde llevan instalados más de una década.

Las compañías de aviación para ejecutivos fueron advertidas del cambio. Entre los meses de noviembre de 2008 y enero de 2009 se procedería al traslado de la operativa de Torrejón a Getafe. Pero ahora, cuando se ha cumplido el calendario y estaba prevista la mudanza, las autoridades aéreas han comunicado que la operación se ha cancelado y que ya no volarán desde Getafe.

Fuentes de AENA, la empresa pública propietaria de la red de aeropuertos civiles españoles, ha confirmado la cancelación del plan y han indicado que 'estamos evaluando las diferentes opciones para dotar a la aviación ejecutiva de un aeropuerto definitivo'.

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Getafe, la socialista Sara Hernández, ha asegurado que las empresas de aviación para ejecutivos no volarán desde su municipio. 'Los vecinos han expresado con claridad su deseo de que los jets privados no sobrevuelen el municipio para prevenir los problemas de ruido que inevitablemente generan'.
Hernández ha indicado también que la corporación municipal también se ha pronunciado en contra de los planes de la Comunidad de Madrid para construir un aeropuerto para diversos usos en los municipios entre El Álamo y Navalcarnero.

Fuentes de la Asociación Europea de Aviación Ejecutiva, que agrupa a las principales empresa del sector (Gestair, Executive Airline, Taj Aviation o NetJets) han mostrado su sorpresa por la suspensión del traslado desde Torrejón a Getafe y han exigido una inmediata solución a 'un problema que llevamos arrastrando durante más de diez años'. A corto plazo, las empresas de aerotaxis tendrá que seguir volando desde Torrejón de Ardoz, aunque el contrato entre Fomento y Defensa para facilitar el uso civil de las instalaciones finaliza en mayo y, en principio es improrrogable.

Fuentes cercanas a las compañías aéreas han señalado que AENA está estudiando la posibilidad de trasladar de manera provisional las operaciones de jets privados desde Torrejón a la localidad de Ocaña, en Toledo, donde existe un campo de vuelo.
Fuentes de la patronal del sector calculan que para adaptar este aeródromo a sus nuevos usos habrá que realizar 'una inversión significativa'. La solución definitiva para los problemas en Madrid de los vuelos de negocios es la construcción de un nuevo aeropuerto, iniciativa en la que está embarcada la Comunidad de Madrid y las propias aerolíneas.

El proyecto ha sido encargado al estudio de Lamela y en este momento se encuentra en tramitación del estudio de impacto ambiental.

El problema es que el desarrollo del proyecto de este complejo tardará como mínimo seis años en completarse.
Cinco Días.