jueves, 3 de abril de 2008

EL NUEVO HIMNO DE NAVALCARNERO.

EL NUEVO HIMNO DE NAVALCARNERO. (Podría ser ...)

http://www.youtube.com/watch?v=hIsiglRGR54

SON LOS TIEMPOS MODERNOS DE NAVALCARNERO.

Estos son los tiempos modernos en los que todo se puede restaurar, inventar y reinventar para devolver un esplendor que el tiempo y quienes lo han manipulado han ido desgastándolo con el paso de los años. Todo para que parezca antiguo, parezca que siempre estuvo ahí, que lleva siglos observando el desarrollo, (y ahora la defunción de un pueblo) para deleite y disfrute de vecinos y turistas, en nombre de la recuperación de la identidad de un pueblo y todo para luego desde la máxima responsabilidad otorgada en las urnas hundirlo y hasta ahogarlo en una humillante agonía.

Se crea un Ayuntamiento, ¿digno?, ¿respetuoso con la identidad de un pueblo? ¿respeta su entorno y tradición? ¿se puede insultar así a todo un pueblo?. Ayuntamiento que pasa ¿desapercibido? ¿que cuenta con una altura adecuada y acorde al resto del pueblo? altura desagradecida con los navalcarnereños que no solamente limita sino que roba la visión de nuestra iglesia. Y... ¿una fachada respetuosa con el resto de fachadas que han marcado nuestra historia? Una fachada típica del siglo XV o XVI o tal vez XVII, o a lo mejor del XVIII, bueno seguramente del XIX, o en realidad es representativa del mal gusto del siglo XX y peor del XXI, o el nacimiento del proyecto fue producto de una larga noche de licores de tradición de siglos pasados, si fue así, es todavía más humillante, del espíritu que se saborea en esos licores no pudo nacer tan poco gusto, seguramente fue en una mala noche de peor whisky que enturbió todo sentido común y nos regalo tan feo edificio, el edificio que representa al pueblo. ¿qué pensarán del pueblo y de sus habitantes al contemplarlo?.

Son tiempos donde se reparan conciencias, de modo que debe ser fácil el cambio de posición, chaqueta o como lo queramos llamar que todo viene a ser lo mismo, primero se defiende el pueblo para luego unilateralmente convertirlo en ciudad, se defiende su identidad restaurando todo su esplendor, su casco antiguo para regalarle un horrible ayuntamiento, una plaza de toros donada desde Marte, una fachada del teatro y tantas otras cosas ... se defiende un interés general para luego una vez trabajada la conciencia se crea un aeropuerto PRIVADO, que no responde a ningún interés general por mucho que nuestras autoridades esperan como agua en el desierto que así sea declarado, sino a unos intereses muy particulares entre los que se encuentra nuestro Ayuntamiento y quines lo representan, sin importarles lo más mínimo ni la opinión de sus vecinos, ni su bienestar, ni su calidad de vida.

Intereses que ayudan ¡y de qué manera! a rescindir heridas y curar impotencias ¿verdad?, impacto cero, ruido cero y grandes y muy suculentos beneficios, beneficios para todo el mundo, seremos más y más ricos (más seguro que seremos puesto que se ha propuesto multiplicar por 7 la población, pero más ricos ....) Me temo que seguiremos cada mañana marchando a nuestros trabajos, a las mismas rutinas y peleas, al mismo problema de fin de mes, o tal vez peor, puesto que con tanta demanda (por la población) y por ser un municipio “puntero” (puteado) de la Comunidad de Madrid, ejemplar para todos (de lo que nunca se debe hacer), aumentaran los precios, ahora somos más ricos, tenemos aeropuerto, ¿cuántos pueblos pueden decir lo mismo? ¿por qué nos quejamos de lo afortunado que somos?, ¡Que incredulidad la mía! pronto se irán marchando de la política de su pueblo, y seguro que más llenos que nunca por los beneficios que les ha aportado su aeropuerto, y ... Navalcarnero ... para los navalcarnereños, que sean ellos, nosotros, quienes suframos sus decisiones, que serán para siempre, repito, para siempre, nosotros creceremos en población, pero el aeropuerto lo hará también, nada será después del 2008 como nos están contando, nada será para el 2012 como nos cuentan, así que imagínense cómo será para el 2016 en plena Olimpiada (tanto si somos olímpicos como si no). Imaginen, imaginen que todavía en Navalcarnero la imaginación no está perseguida.

Estamos en la época donde se interroga a las sombras, en la que aparecen informes, muchos informes, invisibles todos a los ojos de los afectados, donde todo es perfecto, se oscultan los silencios, vigilando para que sigan en silencio, NOS PREPARAN SU FUTURO (no hemos podido decidir el nuestro) y pulen los espejos para cuyo reflejo oculte o disimule “su verdad”.

Nuestras autoridades nos toman por bobos, alimentan a los cuervos ( ... y se alimentan a sí mismos) alimento (dinero) de aquellos que picotean e incluso descarnan la mano que los sustenta, ellos son la conjura de los necios y mientras.... el pueblo pierde su magia.

Estos son los tiempos modernos que nos toca vivir, donde se aplaza el sueño eterno (nuestro pueblo se muere ...) donde es mejor no reír. Se crean ferias de la modernidad para recordar la antigüedad, y a los cuentos de niños tendremos que cambiarles el final.

Se renuevan las horas, renunciamos a nuestros sueños, nos crecen los enanos, que encima los votamos y se recurre a los muertos.

Y mientras al pueblo se le acaban las princesas (¿quién podrá salvarnos?) se le termina el tiempo, se esquivan las luces y se nos abaratan los genios (piénsese en los que nos dirigen y en su oposición), donde se está pasando de todo y se presume de nada, ciudad impersonal cuya identidad queda enterrada bajo el cristal y “modernidad” consecuencia de un “progreso” mal entendido. Son nuestros tiempos modernos, la inigualable música de los que serán nuestros viejos, viejos... muy viejos (porque será para muchos, muchos años) amigos los aviones, que irán creciendo como nosotros, día a día, siempre ahí, recordándonos cada 3 o 6 o 7 minutos, que ellos vinieron para quedarse y ahí permanecerán más allá de nuestras vidas.


* Inspirada en la canción del grupo La Mode “La evolución de las costumbres